Ser un perro es como estar en un videojuego