Cuando los arcades dominaban el mundo la vida era diferente…