Los monstruos de God Of War: Ascension – El Elefantauro

El Elfantauro en God of War: Ascension es un minotauro híbrido que no se parece a ningún otro fiero enemigo que hayas visto antes en el universo de God of War. Podrías definirlo como una evolución del Minotauro o ¿posiblemente su origen? Dejemos que el diseñador de arte de Santa Monica Studios, Izzyconteste a estas cuestiones. ¡Vamos allá!

Ahora que nos habéis dado unas nociones del proceso creativo del que surgió el monstruo Polifemo, vamos a hundir nuestras espadas en el nuevo malo de God of War: el Elefantauro. Cuéntanos un poco sobre la historia de este personaje y cómo os las habéis arreglado para convertir una de las criaturas más nobles de la naturaleza en esta devastadora mole.

Izzy: Para God of War III ya había trabajado en el monstruo Argos del tipo berseker, que más tarde no fue incluido en el juego. Cuando comencé originalmente a hacer los bocetos, ya había hecho un dibujo de un elefante pálido cubierto de sangre como un gladiador. Esa imagen se desechó, pero desde entonces siempre quise hacer otro terrorífico monstruo elefante.

Elephantaur 2

Originalmente el Elefantauro se planteó como una remodelación del Minotauro que aparecía en God of War III para God of War: Ascension. Habíanos planeado hacer un tipo diferente de Minotauro e hice muchos bocetos distintos de este monstruo herbívoro. Puse mucho empeño en intentar crear una nueva versión de esta criatura clásica, pero no hacía más que utilizar recursos que ya había empleado antes. . Como no me satisfacían mucho los resultados, empecé a inspirarme en influencias cada vez más exóticas… Improvisé algunos toros, yaks, osos, lagartijas, tortugas e incluso rinocerontes antropomórficos… Pero en el fondo lo que quería era recuperar ese elefante.

No se conoce demasiado el hecho de que los ‘pacíficos y nobles’ elefantes son, algunas veces, unos auténticos **¡piiiii!***. Tuve una mala experiencia con un elefante en Tailandia que pensó que debía ser muy divertido echarme una y otra vez en el río Kwai. La gente del lugar pensó también que era divertido. Pero desde entonces reconozco a esos animales por lo que de verdad son: gigantes camorristas de la selva. Así que, como artista, dibujé desde mi sfurimiento y humillación para hacer que este tipo fuera un endemoniado bastardo. Encaja perfectamente con nuestro universo de God of War.

Esta franquicia es conocida por producir los planos más alucinantes e innovadores visualmente hablando de las colosales bestias de los mitos de la Antigua Grecia hasta la fecha. ¿Qué desafío supone el estar constantemente ofreciendo lo mejor en el diseño de estas legendarias criaturas?

Izzy: El diseño de personajes en una franquicia como esta es, a la vez, una bendición y una maldición. Tienes la gran dicha de poder pintar monstruos y ciertas partes escandalosas del cuerpo como forma de ganarte de la vida. Es emocionante ser parte de un proyecto con mitos tan bestias y que a la vez cuenta con una historia vibrante, con imágenes alucinantes. Pero el coste es grande. Siempre estamos tratando de superarnos.

Nuestra referencia para esa maldad de los personajes es tan alta que la presión es como para estar siempre en vilo y morderse las uñas. El trabajo de mi equipo es simple: ¡tenemos que ser la leche! Constantemente. Es muy duro, pero seguimos el ejemplo de Kratos y simplemente gruñimos, saltamos y hacemos trizas todo lo que se pone por delante. Somos unos fieras en lo nuestro.

 

A primera vista el Elefantauro parece como una torre de brutalidad con un problema de temperamento. En cualquier caso, si prestas atención, hay un montón de detalles. Está literalmente preparado para ser parte del engranaje de la batalla. Todo, desde los puntiagudos colmillos a la trompa con forma de maza y el enorme garrote de la longitud de un hombre, parecen estar gritando ¡soy el JEFE! ¿Era la intención darle tantas armas de destrucción?

Izzy: El Minotauro en el último juego de God of War era una bestia salvaje. Jugamos con varias versiones donde la criatura estaba acorazada, y era un poco más inteligente, pero algo realmente primario ganaba en dicho modelo. Creo que el Elefantauro supone el matrimonio perfecto de la brutalidad con el intelecto homicida. Pensábamos que debía tener armas y armadura poderosas, pero a la vez elegantes. Los colmillos tienen adosadas unas cuchillas bastante peliagudas, y en la trompa empuña un cestus letal.

Todo esto le da la apariencia de un maestro de las artes marciales muy pesado que tiene un control total sobre sus armas. Solo el Elefantauro puede blandir un garrote tan mortal. Si miras con detenimiento y detienes el vídeo ingame que pusimos en el E3 verás que está hecho de los colmillos de sus enemigos caídos. Me gusta añadir cierta cultura e historia a estos diseños, y ese pequeño detalle me hace imaginar la cultura de la que proviene.

Para saber más sobre el Elefantauro, incluyendo imágenes de diseño adicionales, visitad la página oficial de God of War ahora.