La Comisión de arbitraje y la suspensión de Marco Antonio Rodríguez



Justo cuando el arbitraje en el futbol mexicano parece estar atravesando por uno de los peores momentos en la historia y justo después de los monumentales errores cometidos por los árbitros en los partidos entre Tigres y Querétaro, y América y Toluca, el director deportivo de Pumas, Mario Trejo develó el misterio del por qué el que es -guste o no- el mejor árbitro mexicano no ha apareció en las 2 primeras jornadas del Clausura 2012.

El haber mostrado dos tarjetas amarillas en la Final entre Tigres y
Santos, le acarreó a 'Chiquimarco' una suspensión. / Foto: Especial
A muchos extrañó la ausencia de Marco Antonio Rodríguez en algun partido de la primera jornada, pero su ausencia también en la segunda hizo que comenzarán las especulaciones en torno a por qué la Comisión de Arbitraje presidida por Aaron Padilla no utilizaba a su mejor árbitro central. Con ello, y seguramente sin tener autorización para hablar del tema, el directivo de Pumas declaró que pesaba sobre 'Chiquimarco' una suspensión de 5 partidos.

La causa por la que Marco Antonio Rodríguez fue suspendido por la Comisión de Arbitraje es tan clara como inaudita ya que el haber utilizado dos tarjetas amarillas de manera simultánea en el partido de vuelta de la Final del Apertura 2011 entre Tigres y Santos en el Estadio Universitario de Monterrey no debiera ser motivo para que el silbante fuera suspendido ya que nisiquiera se encuentra contemplada en algun reglamento y por tanto no puede estar considerado como prohibido.

Mas allá de la acción y de que se hable del protagonismo del silbante, creo que nisiquiera se trata de una situación tan grave como para merecer cinco partidos de suspensión y que en lugar de ser algo que pudiera afectar al juego o el trabajo mismo del árbitro es solamente un impulso más de la personalidad de Marco Rodríguez, sobre quien ahora sabemos pesa un castigo que es, desde mi punto de vista, muy exagerado.

Todavía más exagerado después de los errores cometidos por los silbantes Fernando Guerrero y Erím Ramírez apenas en la jornada 2. Quizá cruzado por su asistente de línea, Guerrero dió por válido un gol que simplemente no debió haber contado en el partido de Tigres contra Querétaro, toda vez que este se produjo de un balón que había salido por la línea final y que Carlos Salcido regresó al campo. Ese gol de Tigres hecho por Juninho bastó para que el actual campeón ganara apenas por 1-0 a los Gallos Blancos dirigidos por José Saturnino Cardozo.

Erim Ramírez dio de que hablar en la Jornada 2 cuando le regaló
un penal al América en los minutos finales. / Foto: Especial
Lo de Erím Ramírez en el America - Toluca fue peor todavía, ya que no solo cometió un error que se vió reflejado en el marcador, sino que inventó algo que simple y sencillamente no pudo ver. A falta de 6 minutos para que Toluca se llevará tres puntos de su visita al Estadio Azteca, un balón que botó en el hombro de Dego Novaretti fue marcado como penal aún cuando el jugador toluqueño tenía el brazo atrás del cuerpo en una acción en la que el árbitro no estaba en una posición que le permitiera definir si había o no mano, y si existía en determinado caso intención por parte del jugador. Hoy está de más decir que América empató el partido gracias al error de Ramírez.

Para colmo el propio Aaron Padilla remató la pésima actuación arbitral de la que fuimos testigos con las declaraciones que dio al cuestionársele sobre las decisiones tanto de Guerrero, como de Ramírez al decir que él no tiene que saber de arbitraje para realizar su trabajo. La pregunta sería, ¿Cómo puede el Presidente de la Comisión de Arbitraje calificar el trabajo de los árbitros si el mismo reconoce que no sabe del tema?. Por si fuera en ese afán de la Federación Mexicana de Futbol de proteger a Padilla, para todos pasó por alto el hecho de que no fue la propia Comisión la que dio a conocer la suspensión de Marco Antonio Rodríguez.

Es indudable que tanto la Femexfut, como Aaron Padilla y la Comisión de Arbitraje quedan mal cada fin de semana con las actuaciones de los silbantes y con la manera de proceder, sin embargo da la impresión que Padilla se empecina en quedar aún peor con sus penosas declaraciones.Y ni hablar de la Comisión completa con la sanción a Marco Antonio Rodríguez sin que haya cometido falta alguna.

Las protestas de los jugadores de Toluca no se hicieron esperar
en cuanto el silbante decretó el penal. / Foto: Especial
No sé si 'Chiquimarco' esté bajo la mirada de Padilla o algun otro miembro de la Comisión de Arbitraje, pero me parece que antes que él y sus dos tarjetas amarillas, tendrían que ser castigados personajes como Fernando Guerrero, Erim Ramírez y muchos otros árbitros que se equivocan cada jornada. ¿Es más grave mostrar dos tarjetas amarillas que inventar un penal, anular un gol válido o despachar tarjetas rojas sin falta de por medio?.

No olvidemos que el arbitraje de manera descarada le costó un descenso a Querétaro cuando en 2007 los Gallos Blancos peleaban la permanencia con Santos Laguna que además de la 'mala suerte' queretana se vió beneficiado con innumerables fallas de los árbitros. Tampoco podemos olvidar que fallas arbitrales le costaron puntos a Necaxa cuando peleaba por no descender en 2009 y 2011, puntos que mas allá de los que los propios Rayos dejaron escapar, les habrían sido suficientes para librar la quema en esas dos oportunidades. ¿No es más grave cometer un error que cuesta goles, puntos o descensos que mostrar dos tarjetas simultáneamente?. Aaron Padilla no tiene nada que hacer en la Comisión de Arbitraje, y con él, tienen que irse muchos otros empleados de la Federación Mexicana de Futbol.