DESPEDIDA DE PABLO QUATROCCHI

Pablo Quattrocchi no fue parte de aquel glorioso Necaxa de los noventas, sin embargo, su despedida, dejó en claro que el amor y la valentía con la que defendió los colores de los rojiblancos, ya fuera en la Primera División o en la Liga de Ascenso, le valió para ser homenajeado como uno de los más grandes emblemas de la institución.

“No tengo palabras para expresar lo que siento por el cariño mostrado. Quisiera recordar el rostro de todos los que vinieron, hasta la gente de América apludió”, indicó el ‘Jefe’. Su participación duró 35 minutos, cuando Luis Padilla hizo salir por última vez de una cancha profesional al zaguero argentino. La carretada de aplausos no se hizo esperar, el nombre de Pablo retumbó en el Victoria y el último ídolo necaxista agradeció no pudiendo contener el llanto tras fundirse en un abrazo con sus compañeros y los rivales que escogió para su adiós, el América.

Curiosamente escogió al América, equipo que provocó el primer descenso hidrocálido, ese mismo que lo llevó al olimpo necaxista al quedarse con el equipo en el infierno de la Liga de Ascenso donde en un año, con el bicampeonato regresó al máximo circuito al Necaxa.

En el entretiempo un video recordó los mejores momentos de Pablo en el club, así como un corazón formado en medio del campo donde la familia Quatrocchi, más Oscar Pérez, Christian Giménez, Paulo César Chávez y Mauricio Romero lo acompañaron en su adiós.

“Ahora quiero volver a Argentina, prepararme y ver si puedo empezar a dirigir en unos años, pero primero quiero prepararme”, señaló el sudamericano.

dante-2