Pekín premia a la mujer que socorrió a la niña atropellada

El caso del doble atropello de la niña de dos años y la desidia de los transeúntes en ayudarla ha sacudido los cimientos de la sociedad china. El Gobierno ha decidido premiar a la única mujer que acudió en ayuda de la pequeña. Los medios de comunicación reclaman el fin de la falta de valores morales y ético y una avalancha de criticas ha inundado las redes sociales chinas.

Chen Xianmei, de 57 años, se ha convertido, sin quererlo, en una ciudadana ejemplar en China. Simplemente porque actuó en conciencia y auxilió a la niña, que acababa de ser atropellada por una camioneta y luego por un camión, mientras otros transeúntes desviaban la mirada o la esquivaban con sus bicicletas.

Tras conocerse el caso, diferentes estamentos gubernamentales de Foshan, la ciudad del sur donde ocurrió el accidente, anunciaron ayer recompensas a esta mujer solidaria. Al final se impuso el sentido común y se acordó otorgarle un único premio de 20.000 yuanes (unos 2.300 euros). Xianmei anunció que repartiría el premio con la familia de la niña.

Pero esta mujer, que vive con su hijo y su esposa y trabaja de cocinera por las mañanas y recoge cartones por las tardes, le quitó importancia a su gesta. "Cuando veo a personas mayores que se caen, las ayudo. Alguien tiene que ayudar. Lo más importante es salvar una vida. No era más que una niña pequeña", declaró al Evening News Yangcheng.

Pero el caso ha sacudido la conciencia de la sociedad china. Los medios de comunicación se lamentan de la actitud de la sociedad. "Es una vergüenza y un escándalo", señalaba este martes un comentario publicado en el Diario del Pueblo, que insistía en que la sociedad china "debe condenar el corazón frío" de las personas que pasaron junto a la niña sin socorrerla. "La nación debe reflexionar como detener este declive moral", añade. Y el Diario Nocturno de Yangcheng, publicaba: "Lo único que se puede hacer es llorar. Llorar por la moralidad de la China de hoy".

Ciertamente, el relato del primer conductor que atropelló a la pequeña Yue causa perplejidad. El joven, de 24 años, explicó a la cadena de televisión Shanghai East que antes de entregarse a la policía telefoneó al padre de Yue para preguntarle si podían resolver el tema privadamente, pagando una cantidad de dinero. "Si hubiera muerto bastaría con una indemnización de 10.000 o 20.000 yuanes (entre 1.150 y 2.300 euros), pero si está herida en el hospital podría costarme cientos de miles de yuanes", añadió.

Este es precisamente el razonamiento que mueve a los chinos a no prestar auxilio. Existe la creencia de que si se atiende a un herido y se lleva al hospital, este le acusará del accidente y te hará correr con todos los gastos de su curación. El origen de este rumor hay que achacarlo a que en China la mayoría de la población tiene que pagar los tratamientos médicos de su bolsillo.

Pero el dinero, y se supone que la envidia, es lo que también ha generado críticas a Chen Xianmei, que ha tenido que oír quien la acusaba de haber ayudado a la niña simplemente por el deseo de darse publicidad. Comentarios que la nuera de Chen calificó de decepcionantes y planteó a los periodistas locales: "¿Realmente es tan difícil ser una buena persona?", según el China Daily.

Esta misma pregunta era la que se hacían ayer muchos internautas en los foros de debate chinos, donde los comentarios oscilaban entre la ira y el asombro.por la desidia ciudadana. "La causa original es que la clase directiva baja a propósito el nivel de la moralidad del pueblo, porque es más fácil gobernar un pueblo sin moral", comentaba ayer un internauta, bajo el apodo de cpVSusa, en un foro de la web tianya.cn.

dante-2