Siempre a tu lado hachiko (hachiko a dog´s story)

No he puesto reseñas de las películas que veo pues la mayoría me parecen algo banales, pero tuve la oportunidad de ver esta gran película, siempre a tu lado llamada así en México, que lo que tiene esta película a parte de ser conmovedora es que esta basada en un hecho real, me parece sorpréndete, no cabe duda que la lealtad de los animales esta por encima que la de los humanos, todos en la sala estaban llorando junto conmigo, una gran película que no tienes que ser amante de los perros para que te guste.

“Quien no llore con esta película es porque no tiene corazón”, dijo recientemente el actor estadounidense Richard Gere en una entrevista con motivo del estreno de “Hachiko. Siempre a tu lado”, película de Lasse Hallström que se estrena el día de hoy en nuestro país y que promete robarle el corazón y más de una lágrima.

“Hachiko” es una película bella, bien trabajada, con secuencias sencillas pero brillantes, un profundo lenguaje visual en que los gestos dicen más que las palabras y con un fondo de postales maravillosas acompañadas por la voz melancólica de un piano dulce y delicado, una película que interpreta de forma poética la mirada siempre fiel y sincera del más noble de los animales.

Esa es la historia. La riqueza de esta película radica en la manera en que está contada y en el talento del director, quien logró capturar en el rostro de un perro los gestos precisos para que entendamos sus emociones, su amor, su tristeza, su cansancio y su valentía sin ninguna especie de recurso digital y tecnológico de por medio. Mientras la película avanza todos queremos tener un perro como Hachi.

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2010/04/08/hachiko-bella-conmovedora

Un poco de la historia real

Hachikō,era un perro de raza Akita  nacido en noviembre de 1923 en la ciudad de Odate (Prefectura de Akita, Japón). En 1924 fue trasladado a Tokio por su amo, Eisaburō Ueno, un profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokio. Desde la Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya viajó durante dos días en tren, en una caja. Cuando lo fueron a retirar sirvientes del profesor, estos creyeron que el perro estaba muerto.

Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche, y éste se reanimó. El profesor lo recogió en su regazo y notó que las piernas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (ocho en japonés) por la similitud con el Kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (ハ).

El perro se despedía todos los días desde la puerta principal cuando Ueno iba al trabajo , y le saludaba al final del día en la cercana estación de Shibuya. Incluso tras la muerte de Ueno en mayo de 1925, Hachikō volvió cada día a la estación a esperarle, y lo hizo durante los diez años que transcurrieron hasta su propia muerte.

hachi a edad avanzada

http://es.wikipedia.org/wiki/Hachik%C5%8D

dante-2