Los relojes de Casio de la generación de los 80

El Reloj Calculadora

Casio Reloj CalculadoraCasio es una de esas marcas que ha formado parte de la generación de los 80. Todos hemos tenido alguna vez un reloj digital de esta casa japonesa, y, a pesar de que no son muy caros, sí eran productos de calidad y duraderos. Conozco a gente que todavía sigue usando el casio que le regalaron cuando hizo la primera comunión.

Mi primer reloj de Casio tenía una calculadora y lo conseguí en una máquina arcade de pinzas cuando éstas aún daban premios y no eran un fiasco. Este reloj era muy envidiado en las clases de matemáticas ya que los profesores aún no nos permitían usar la calculadora para realizar las operaciones. Además, cada vez que en la vida real surgía la necesidad de realizar un cálculo, aunque fuera sencillo, todas las miradas de la gente de la pandilla se dirigían hacia el portador de uno de estos relojes. Estaba claro, no nos pagaban por pensar.

El Reloj con Mando a Distancia

Reloj Casio mando TVEn un principio puede parecer un reloj inofensivo con una característica curiosa, pero nada más lejos de la realidad. Este reloj con un mando de la TV integrado es un arma del diablo que sirve para sembrar el caos en el mundo, sobre todo y en especial, en las clases de religión cuando se proyectaba una película educativa.

También era perfecto para cambiar de canal las televisiones de los bares justo cuando “El Buitre” iba a lanzar el penalti. Los primeros en tener uno de estos aparatos se transformaron en una especie de semi-dioses que podían alterar la tranquilidad de un sitio simplemente apretando el botón del pánico.

Pasó el tiempo y se hicieron más famosos. Tanto, que hasta el profesor de religión escuchó a cerca de su existencia y desde entonces la broma perdió toda su gracia.

El Reloj con Juegos

Relojes de juegos de CasioEstos relojes videojueguiles estaban al alcance de sólo unos pocos afortunados. Bueno, tal vez al alcance de otros, ya que yo nunca tuve uno y siempre envidié a quienes lo tenían.

Ahora, si en un viaje con los amigos te pones a jugar a una consola te aíslas y nadie te hace caso. Antes cuando ibas de excursión con el colegio y te ponías a jugar con uno de estos aparatos, por arte de magia se creaba una multitud de gente a tu alrededor. Molabas, y todo el mundo quería ser tu amigo para que le dejases echar una partida. En aquella época todavía no se veían muchas Game Boy, y las maquinitas no llamaban tanto la atención ya que cualquier mierdas podía tener una. Salieron diferentes modelos de relojes con diferentes juegos, algunos más elaborados que otros pero en general todos compartían una mecánica cutre y repetitiva. Eran geniales.

Relojes de juegos de Casio

El Reloj Mítico de Casio

Reloj Casio 80 míticoPor último hablaremos del modelo clásico, el “reloj comunista“. Le llamo así por que su propietario podía ser de cualquier edad y sexo, daba igual, este reloj genérico siempre quedaba bien. No disponía de juegos, ni de mando TV ni de calculadora, pero también tenía una característica especial, la inmortalidad. Si te comprabas un reloj de estos era para toda la vida, o por lo menos para una larga tira de años. Eran resistentes al agua, tenían cronómetro, luz, alarma, y con el tiempo se transformaban en una segunda piel. Cuando alguien se lo quitaba sentía esa sensación de que le faltaba algo, y los demás le notábamos la marca del reloj en el moreno del brazo, aunque estuviéramos en enero.

Antes nos las apañábamos como buenamente podíamos, y ya que el reloj no tenía juegos propios pero sí cronómetro, la cultura popular se inventó uno. Consistía en intentar detener el cronómetro en un cierto número prefijado, o cerca de él. Jugar a esto era entretenido en los viajes cortos, pero no valía para los largos.

El Casio Databank

Casio Databank

El Casio Databank, más conocido como “el reloj de las chuletas” cuya característica principal era que incorporaba una agenda. A pesar de que su teclado fuese muy pequeño y de que escribir cosas en el reloj fuese un infierno, los dueños de esta maravilla tecnológica utilizaban sus horas de estudio para pasar los apuntes a la memoria del reloj con el fin de utilizarlo de chuleta.

Por lo general, cuando acababan de pasar los apuntes al reloj y sin querer, se daban cuenta de que se los habían aprendido de memoria y que ya no necesitaban recurrir al Casio Databank en medio del examen.

Este modelo también disponía de calculadora.

dante-2_thumb