Salva Rincón presentación de Brailovsky con Necaxa, da 1-1 con Toluca

image

Obed Rincón salvó al Necaxa de la desesperación, de la amargura. El equipo de los Rayos se había negado a buscar el triunfo, prefirió ser precavido, echarse atrás y esperar con fuerza el vendaval que suele ser Toluca.

Los Diablos desesperados por el gol, por la falta de espacios que encontraron al ver a un Necaxa jugando en su cancha, pudieron hacer cruzar el balón hasta el 72’, cuando Mancilla empujó una redonda que Brizuela le regaló. 

Pero Necaxa, de la mano de Obed Rincón pudo encontrar el empate cuando estaban a dos minutos del final. 

Daniel Brailovsky logró sacudirse la derrota en su presentación con los Rayos, aunque no pudo cortar la racha de 12 juegos que los de Aguascalientes suman sin ganarle al Diablo. 

Con el empate Necaxa llegó a siete unidades que los dejarán en el quinto sitio del Grupo 1, Toluca sumó 10 puntos y por el momento se quedará en el primer lugar del segundo sector, pero con el peligro inminente de ser rebasado por el América si los de Coapa ganan el próximo domingo. 

Para la Jornada 8 los Diablos recibirán al América mientras que Necaxa visitará al líder de la competencia: Santos. 

EL PARTIDOimage

De entre las tinieblas Obed Rincón salió para salvar al Necaxa, para meter su primer gol en la Primera División. el joven debutó  hace dos años, jugando para los Rayos en un partido ante Pachuca, pero jamás le había pegado al balón de tal manera en el máximo circuito porque su paso había sido discreto, sin gloria, hasta hoy contaba sólo 173 minutos. Pero estaba ahí parado a las afueras del área esperando un balón que le llegó como de la nada, con la fuerza acumulada durante años, Odeb prendió el balón con la pierna izquierda, la redonda atravesó el área y se incrustó en el ángulo del marco de Alfredo Talavera. Obed se lanzó al piso para taparse el rostro porque lo que vivió fue como un sueño, con su gol puso el 1-1 en la pizarra, con su gol le dio un respiro al equipo que esta jornada comenzó a ser comandando por Daniel Brailovsky. 

image El destino del "Ruso" parecía estar escrito, volvería a Primera División bajo el mismo panorama con el que se fue: una derrota. Pero Obed rechazó la idea y con un gol que recordará toda su vida le dio un fuerte golpe al mismísimo Diablo.

Toluca había logrado anotar después de 78 minutos de lucha, Héctor Mancilla había recibido un balón que Brizuela, recién ingresado logró ponerle en el área, el chileno sólo tuvo que empujar la redonda para ahogarse en un grito de gol que sabía a victoria. 

Necaxa no había propuesto nada en el partido, desde que García Orozco decidió pitar el inicio del juego los Rayos se echaron para atrás, esperando que la buena fortuna pudiera brindarles la anotación que les hiciera sumar los tres puntos que necesitan. image

Entonces Toluca se mimetizó, las ideas para ir al frente se le escaparon, comenzó a creer que con disparos de larga distancias elaborados por Martín Romagnoli o Antonio Naelson podría lograr una victoria. El duelo se enfrascó en una lucha que aburrió a la tribuna a tal grado que no se cansaron de abuchear a los jugadores desde que los primeros 45 minutos  transcurrieron. Necaxa trató de llegar al gol con disparos improvisados por conducto de Gandín y Everlaldo, pero todos carecieron de peligrosidad, de estructura. El 0-0 era la recompensa para dos escuadras que se negaron a atacar con soltura, pero el gol llegó cuando menos se lo esperaron y decretó el empate pero con un 1-1.

 

 

image image image

image image

image

dante-2