México en Wembley: ¿qué nos dejó?

El Tri de Javier Aguirre se presentó ayer en Wembley contra la selección de Inglaterra, en el que fue el partido de despedida de ésta de su afición. Si bien este cuadro inglés distó de ser el titular, siguió siendo un equipo de primer nivel y el primer examen serio para México.

De entrada me gustó la forma con que se encaró y se propuso el partido, básicamente en el primer tiempo, ya que después vinieron cambios de uno y otro lado que desdibujaron a los equipos.

Qué nos dejó este partido:

- En primer lugar, se juega sin Cuauhtémoc y sin Guardado, que parecían “monstruos sagrados” inamovibles y sin embargo el equipo se ve muy bien; qué decir de Rafa Marque,z quien es habilitado en el medio campo, donde se volvió amo y señor repartiendo su mejor fútbol y sus pases largos y milimetricos.

- En segundo lugar, cuando todo hacia suponer que repetiría Paco Memo, aparece en la portería El Conejo Pérez, que en honor a la verdad lo hizo bien, pero otra vez nos deja ver El Vasco Aguirre que todavía no es capaz de definir quién será el titular.

- La defensa del Tri nuevamente muestra que, si en condiciones normales es un desastre a balón parado, cuando enfrenta a hombres como Peter Crouch simplemente no sabe qué hacer. Esta asignatura está pendiente desde hace años y tal parece con la inclusión del Maza Rodríguez que nuestro director técnico piensa que para contrarrestar a un alto pues otro alto, pero esto no es de altura, es de táctica.

- Y la otra asignatura pendiente es, como decía Don Fernando Marcos QEPD, el pase a la red, ¡caray! Con razón Carlos Vela no puede ser titular en el Arsenal, no es posible fallar goles hechos. Claro que después de haber visto en la final del Bicentenario 2010 a los Guerreros del Santos Laguna fallar goles al por mayor haciendo “palomas golfisticas” en el Nemesio Díez y dejar a Ruben Omar Romano otra vez sin titulo, esto se explica.

Para el segundo tiempo entra El Temo y pareciera que jugaba “Fútbol lento” en una cancha de Fútbol Rápido (perdido), Guardado en una posición que no es la suya, perdido y finalmente Javier Hernández, quien parece haber adquirido de pronto el famosísimo “Síndrome del Jamaicon”, que acecha básicamente a jugadores de Chivas, tales como El Venado Medina y El Bofo Bautista. Mucho cuidado porque sólo llevamos a Guillermo Franco y al Chicharito, y El Guille es casi de papel.

Y finalmente perdimos 3 goles por 1, un partido que tan sólo en el primer tiempo debería haber quedado 4 a 0, metiendo solamente lo que no se puede, ni debe, fallarse.

Mañana contra la Naranja Mecánica holandesa veremos si hubo aprendizaje o se van a extraordinario. Mientras tanto, les digo que el primer tiempo me hizo soñar, el segundo tiempo convirtió mi sueño en pesadilla y el resultado final me despertó a la realidad, porque el fútbol se mide en goles, y en goles perdimos 3 por 1.