Las aspirinas


Era un tipo que se va a pistear con los amigos. Después de varias cheves acompañadas con el viagra de los jodidos (semillas, pistaches, piñones, similares y conexos) comienza a sentirse algo amoroso y decide volver al hogar con su mujercita.

Al llegar la encuentra profundamente dormida en la cama matrimonial y con la boca abierta, por lo que decide buscar dos aspirinas y metérselas en la boca.

Ella se ahoga levemente, se asusta, tose y cuando se recobra, le pregunta:

- ¿Pues qué traes cabrón? ¿Que me pusiste en la boca?

- Dos aspirinas...

- ¿Y por qué?, si no me duele la cabeza!

- Ande Cabrona... ¡Eso es lo que quería oír!

XD jajajaja Tomala....