Capitalismo de Cuates

 

El discurso que casi todos quisieran decir

Nadie imaginó un discurso así. Nadie ante un auditorio pasmado frente a la crítica. Nadie previó el juicio agudo, certero, plagado de nombres y apellidos.

Y es que ninguno de los legisladores que organizaron o asistieron al foro México ante la crisis: ¿Qué
hacer para crecer? anticipó el discurso de apoteosis de Denise Dresser, una de las analistas políticas
mexicanas más lúcidas y celebradas.

Hace algunos meses, durante el Foro para la Reforma Petrolera, Dresser fue vetada. Muchos temían al filo de su pluma y a la agudeza punzocortante de su palabra. Pero este jueves 29 de enero fue distinto.

Sus palabras podrían sintetizarse en este planteamiento: “México no crece por la forma en la cual se usa y se ejerce y se comparte el poder, ni más ni menos. Por las reglas discrecionales y politizadas que rigen a la república mafiosa, a la economía ‘de cuates’. Por la supervivencia de las estructuras corporativas que el gobierno creó y sigue financiando”.

La audiencia legislativa explotó en aplausos cuando Denise dijo: “¿Y la concentración de la riqueza y el poder económico en esos jugadores dominantes en qué se traduce?… En ventajas injustas, en capturas regulatorias, en políticas públicas que favorecen intereses particulares.

“Pero peor aún, convierte a los representantes del interés público, a muchos de los diputados y de los senadores sentados aquí, en empleados de los intereses atrincherados”.

Apenas habían transcurrido ocho minutos de su intervención cuando concluyó lo que los aplausos habían interrumpido: que la concentración de la riqueza y el poder económico convierte “al gobierno en empleado de las personas más poderosas del país”.

Aquello parecía haber llegado al clímax de un impecable performance intelectual que, desde el principio, y poco a poco, había ido despertando la emoción de los presentes.

Era la voz de una mujer valiente, la única invitada a esa jornada del foro, la que parecía interpretar fielmente, uno a uno, los nuevos “sentimientos de la nación” del siglo 21.

 

 

 

Fuente: http://hazmeelchingadofavor.com/

Bitacoras Tags: